Testimonio (1) de Mancera de Abajo


Testimonio de Cipriana Sánchez Caballo

Cipriana nació el 23 de septiembre de 1926, siendo la décima de los 11 hijos que tuvieron Alejandro Sánchez Mateos y Candelas Caballo Ríos. La guerra le quitó a su padre y a sus hermanos Graciano y José, asesinados por fascistas tras una detención irregular.

Años anteriores a la guerra

La familia era conocida como “Los Tapieros” porque el padre era contratista de obras y hacía tapias y casas trabajando con sus hijos. Hasta comienzo de los años 30 vivieron unos años en Francia, en un castillo de los alrededores de Burdeos, gracias a un hermano del padre. Todos ellos, eran cuatro, vivían ya en ese país cuando Alejandro se fue a trabajar con ellos.
La vuelta de esta familia a España comenzó con Graciano, que regresó porque se murió la madre de su mujer y tuvo que volver a cuidar a sus hermanos. Después, hacia 1931, cuando otro hijo tenía que hacer el servicio militar, la madre no quería separarse de un hijo y el padre regresó con toda la familia incluido Pedro, nacido poco meses antes en Burdeos. En este tiempo salió una ley francesa, según la cual los que no llevaban 10 años residiendo en Francia tenían que volver a su país.

Graciano, alcalde de Mancera

Graciano, que ya era miembro del Partido Socialista, tenía 28 años cuando fue elegido alcalde por votación. Fue el que formó una Sociedad de Obreros para el pueblo con sus compañeros Raimundo, Simón, Manuel y Santiago Nieto, “Los Simonacas” y con Marcos Cadalso. Todos pusieron en marcha la Reforma Agraria en el pueblo.
Graciano compró un solar a la salida del pueblo, camino de Salmoral, donde levantaron un local para poder reunirse todos los socios, con la esperanza de cambiar las condiciones de vida de todos los obreros del pueblo que tan mal lo estaban pasando. Siendo alcalde, el hermano dio trabajo a los obreros, arregló las calles del pueblo, puso escuela de noche para los jóvenes, reformó las cantinas escolares y también las escuelas al estilo de Leon Blum, pues se basó en lo que había visto en Francia. Fue el gobernador de Salamanca, el socialista Manso, el que le dio el dinero.
También recuerdo cuando mi hermano venía a casa de los padres para que mi madre le diera las sobras de la comida para dar de comer a una familia del pueblo, en la que el padre estaba enfermo y no podía trabajar. Esto lo hacía muy a menudo mi hermano. A mi hermano Graciano se le murió una hija y no quiso enterrarla por la Iglesia y eso no gustó al señor cura Clodoaldo.

Los sucesos del 15 de Marzo de 1936

Ese día Graciano, que ya era Presidente de la Sociedad Obrera, iba a coger el bastón de alcalde por primera vez. Fue un día de mucha esperanza para los obreros del pueblo de Mancera. A las diez y media de la mañana se reunieron todos los del pueblo a la puerta del Centro. A las once iba ser el cambio del bastón. La manifestación pacífica subía para Peñaranda, al llegar al cruce del camino de Bóveda torció a la derecha para ir hasta el Ayuntamiento situado en la plaza. Toda la gente cantaba con alegría La Internacional…
 « el día del triunfo
alcancemos, ni dueños ni esclavos
la Tierra será un paraíso
y la patria, la internacional,
juventudes socialistas adelante »

Primero entraron en la plaza mi hermano, los socios y los compañeros de Peñaranda, entre ellos Arturo y Antero Ruipérez, bien conocidos de mi hermano porque iban al pueblo a dar mítines a la casa del pueblo. Como Antero Ruipérez había ido a Rusia y mi hermano había vivido en Francia podían hablar e informar a los obreros de lo que pasaba en aquellos países. [En esta referencia, quizás Cipriana une a dos personas: Antero Pérez Rodríguez y Fortunato Ruipérez]
Iban todos vestidos con camisas coloradas. No habían llegado los últimos a la plaza cuando los primeros que entraron vieron a los ricos gritando “Viva Gil Robles” y nosotros contestamos “Viva la República”. Mi hermano respondió fuerte “Que viva, y que vivamos todos”. Entonces empezaron a disparar tiros por todas partes, aquello era la desbandada, cada uno corriendo donde podía. El ayuntamiento estaba abierto y entraron los que pudieron, sobre todo la cabeza de la manifestación.
Dos amigas y yo nos metimos en un corral y vimos sorprendidas que estaba lleno de pistolas y de balas. Asustadas, salimos huyendo. Una de mis amigas, hermana de los Simonacas, resultó herida en una pierna pero sin gravedad.
Mi hermano Ricardo pudo escaparse y fue hasta Peñaranda corriendo para avisar a la guardia civil.
Durante este tiempo no pararon los tiros y hubo un herido, pero lo peor es que hubo también tres muertos. Uno de ellos era un niño de dos años abrazado a su madre, otro fue Filiberto Duran, tío de mi cuñada Jerónima, que iba a buscar a sus hijos que estaban en la manifestación, y la última fue Eleuteria “La Charcas” saliendo de la casa de su sobrina.
A las doce llego la guardia civil y se llevaron a Ángel “El Carlotes” que parece fue el que mató al niño y a Filiberto. Ese hombre era uno de los rebeldes, un rico con armas. Se llevaron también a Santiago Nieto, un Simonacas, como el que había dado dos puñaladas a Pacho Navarro.
Después de que la guardia civil se llevó a todos, la gente se recogió cada uno en su casa. La guardia civil se quedó todo el día en el pueblo. Todos estábamos asustados.
Mi hermano y sus compañeros se quedaron en la plaza para dar explicaciones y declaraciones de cómo pasó esa mañana terrible para todos. Si empezó el día con La Internacional, terminó con otro canto…
 « de marzo tu fuiste
triste para el pobre obrero
que salieron a matarlos
la banda de pistoleros »

Ese día no pudo mi hermano coger el bastón de alcalde, lo cogió el día siguiente en presencia de la guardia civil.
Santiago Nieto fue juzgado por los navajazos que dio al señor Navarro y también por la muerte de Eleuteria, aunque no fue él pero sabía quien era. Arturo Ruipérez fue juzgado por haber herido al hijo del médico de un tiro en la mano.

Con el golpe militar llega el terror

La reforma agraria no se pudo hacer hasta que los que llevaban las tierras recogieran la cosecha. Todo se presentaba bien para el pueblo hasta ese día 18 de julio.
Los primeros que fueron detenidos fueron mis hermanos Antonio y Ricardo, el mismo 18. Ese día bajaron a la plaza a tomarse un vaso de vino con los amigos y se los llevó la guardia civil. Suponemos que los estarían esperando para llevárselos.
Fue mi hermano Jesús el que se enteró de aquel asunto. Estuvimos muchos días sin saber de ellos y fueron los hermanos Ruipérez los que nos dieron noticias de dónde estaban, detenidos en la cárcel de Salamanca. Antonio y Ricardo estuvieron 2 años en la cárcel. A Antonio le encarcelaron en Salamanca porque le dijeron que era prófugo. A Ricardo le llevaron derecho al frente de Madrid hasta el fin de la guerra.

El primer “paseo” fue el día 24 de agosto, mi padre iba a cumplir 55 años. A las once de la mañana había llegado de la huerta y tomando un aperitivo, cuando se presentaron dos fulanos con el aguacil del pueblo preguntando por mi padre. Salimos todos a la calle, me acuerdo que era un día muy caluroso. Esos hombres dijeron a mi padre que venían para tomarle una declaración en el ayuntamiento.
Entonces, como mi padre salió de la casa sin su gorra, fui a buscarla y le dije que se la pusiera porque hacía mucho calor. Pero esa gente me respondió que a donde iba no necesitaba gorra. Esa mañana se fue mi padre y fue la última vez que le vi.
También iban preguntando por mi hermano Graciano que estaba segando y terminaba ese día. Se bajaron al ayuntamiento y ahí iba mi hermano con todos los segadores. Desde la casa de mi hermano vimos el coche que se paró delante de Graciano. Entró en el coche y no los volvimos a ver.
Esa mañana tan amarga se llevaron a otro hombre, Regino Cembellín, amigo y socio de Graciano y de mi padre.
El día siguiente llegó a casa un hijo de Severino el herrero, tío carnal de la mujer de Graciano, para contarnos que sabían por el tabernero de Salvadios donde habían dejado los cuerpos de mi padre y de mi hermano. Supimos que unos fulanos vinieron a la taberna de Salvadios fanfarroneando que habían matado a tres de Mancera. Uno de ellos fue herido en una oreja porque mi padre se la arrancó y se fue a la taberna a curarse. Ese hombre dio explicaciones de quien eran esos tres cuerpos.
Ese día dejó mi padre 5 hijos pequeños: Alejandra, Paco, Manolo, yo y Pedro. Mi hermano estaba casado y era padre de 3 hijos, una niña, Daria, y los mellizos Alfonso y Graciano.
En el mes de agosto después de la desaparición de mi padre volvió la guardia civil a Mancera y se llevaron a muchos: Marcelino Ronco; Gregorio Santos “El Espartaco”; Gerardo Santos “El Espartaco hijo”; “El Mangas”, yerno de “El Espartaco”;  Agustín Cembellín; Miguel Fleta, yerno de Cembellín; Vicente Nieto, otro “Simonacas”, y otros dos hermanos míos, Jesús y Jacinto.
Jacinto y Jesús fueron desterrados. Jacinto a Sequeros y Jesús a Miranda del Castañar, en la  provincia de Salamanca. Jacinto fue movilizado al frente de Teruel, donde fue herido en las dos piernas y desde entonces se quedó cojo.

El segundo “paseo” ocurrió 15 días después del primero, en un pueblo llamado Rágama, donde los obreros estaban recogiendo la cosecha para un patrón. Allí fueron a buscar a Simón y Raimundo Nieto, dos Simonacas; Marcos “El Cadalso”;  Jacinto Cembellín “El Andola” y Pedro Cembellín. Todavía no se sabe donde fueron llevados y enterrados esos hombres.
Simón dejó tres hijos muy pequeños; Raimundo, uno; “El Andola”, dos y “El Piñonero” otros tres.

El 11 de septiembre de 1936 fue el tercer y último “paseo”. Ese día se llevaron a cinco hombres: Marciano Durán “El Rojillo”, padre de mi cuñada Jerónima, dejó cinco hijos; Marciano Nieto “El Jenaro”, primo de los Simonacas, dejó cuatro hijos; Argimiro “El Chavarique” dejó cuatro hijas y la mujer a punto de dar a luz. Manuel Nieto, otro Simonacas, dejó un niño. Por último, otro de mis hermanos, José Sánchez Caballo, 23 años y recién casado.
Se los llevaron a las nueve de la noche, Pepe ya estaba en la cama. Llegaron los falangistas y uno del pueblo, hermano del que mató al niño y a Filiberto el día de los sucesos, para llevarle.
Los llevaron a Cantalpino y allí los mataron. Se supo quienes eran porque eran conocidos del pueblo. Mi hermano Pepe era tan grande que sus piernas sobresalían del carro, por eso fueron reconocidos. Lo supimos el día siguiente por un conocido de Cantalpino que vino a avisarnos.
Teófilo, hermano de Marcos “El Cadalso”, era amigo íntimo de mi hermano Pepe. Al día siguiente se fue a la Legión porque sabía que iban a ir a buscarle.

[Cipriana testimonia que la responsabilidad de aquellas persecuciones recae en el cura, el cuñado del cura, el médico y el anterior alcalde.]

De los hermanos supervivientes desterrados, movilizados o encarcelados,  el primero que volvió al pueblo en 1938 fue Antonio, quien fue reclamado por mi madre porque ya tenía tres hijos en el frente. El segundo fue Jesús, padre de dos hijos, también en 1938. El tercero fue Ricardo, cuando terminó la guerra en 1939.
El último, Jacinto, volvió mucho después de que estallase el polvorín de Peñaranda y ya estaba tan harto que pensaba irse voluntario a la División Azul.

Otros perseguidos

Bernabé y Balta, “Esparteros”, estaban de vacaciones en el pueblo al estallar la guerra. Cuando se llevaron a la gente ellos estaban preocupados. Bernabé era sobrino de Regino Cembellín, a quien se llevaron con mi padre.
Se marcharon a casa de Severino, tío de mi cuñada Jero, que vivía en Salvadios. Al no poderlos recibir les dijo que volvieran al pueblo, a casa de Felisa, hermana de Balta. Allí fueron escondidos en un pajar durante un año, pero un rico del pueblo que iba de paseo, los vio. Los Esparteros se dieron cuenta y se escaparon de noche hasta Cantaracillo. Allí tenían unos amigos madrileños que los ayudaron. Cuando Franco dio la orden de que ya no se mataba a nadie, se entregaron a la guardia civil de Salamanca. Entonces los llevaron a prisión y no volvieron más a Mancera. En esta familia desterraron a Gregorio y Gerardo Santos, padre e hijo. El yerno de Gregorio, “El Mangas”, fue también desterrado con mis hermanos. Gregorio, Gerardo y “El Mangas” no volvieron más al pueblo, se quedaron los tres en Miranda del Castañar y ahí murieron.
 
La guerra acabó, pero…

Dos días después de estallar la guerra vinieron a recoger las armas de los pobres que tenían para cazar una liebre o una perdiz. En casa de mi padre había 4 escopetas, dos para mi padre y otras dos para los muchachos, que les gustaba la caza. En particular a Pepe, que le gustaba cazar la paloma torcaz con cimbeles. Llamaba a tres o cuatro palomas y las estacaba por el suelo. Cuando cazaba bastante las vendía para ganar 4 perras para sus gustos.

Siete años después, cuando todo se había calmado, mis hermanos, Ricardo y Antonio empezaron a cazar un poco, porque mi padre había escondido una escopeta que nunca encontraron.
Se iban a cazar a la dehesa de Bercimuelle. El dueño, que se llevaba bien con mi padre, los dio permiso para cazar. Pero un día El Carlote, se dio cuenta y los quiso hacer una mala faena. Los invitó a cazar haciéndoles creer que con él no los iba a pasar nada. Le hicieron caso.
Pero, antes de ir, El Carlote fue a avisar los guardias jurados donde iban. Menos mal que mis hermanos se dieron cuenta de la trampa y se escaparon sin que los guardias se dieran cuenta.
El Carlote se fue al pueblo, a casa del barbero, y dijo a los que estaban allí que los guardias se habían llevado a los Tapieros. El marido de mi hermana que lo escuchó vino a casa de mi madre a decírnoslo. Pero yo había visto bajar a los guardias sin mis hermanos. Te puedes figurar el pánico que nos entró. La mujer de Ricardo vivía con nosotros que estábamos solos porque mi madre se fue a asistir a una sobrina. No sabíamos qué es lo que habían hecho con ellos. Mi cuñada y yo, mis hermanos Paco y Manolo, fuimos a buscarlos toda la noche sin encontrarlos hasta la madrugada. Por la mañana Ricardo entro por un lado del pueblo y Antonio por otro. Después nos contaron que se dieron cuenta de lo que se estaba tramando y se escaparon metiéndose en el monte pues sabían que allí no los encontrarían.


Los hermanos Sánchez Caballo

Graciano, nacido el 18 de noviembre 1905 (Asesinado el 24 de agosto de 1936)
Jesús, nacido en el mes de marzo 1909 (Desterrado)
José, nacido en 1910? (Asesinado el 11 de septiembre de 1936)
Antonio, nacido el 17 de enero 1914 (Detenido el 18 de julio de 1936 y movilizado)
Ricardo, nacido el 5 de mayo 1916 (Detenido el 18 de julio de 1936)
Jacinto, nacido el 26 de julio 1918 (Desterrado y movilizado)
Alejandra, nacida el 29 de mayo 1920
Francisco, nacido el 4 de octubre 1922
Manuel, nacido el 6 de noviembre 1924
Cipriana, nacida el 23 de septiembre 1926
Pedro, nacido el 29 de julio 1931

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada